cuidar la maleta

Image credit

Tanto si eres un viajero habitual como si sólo consigues escaparte una vez al año, es importante que cuides bien tu maleta. Después de todo, trabaja duro para proteger tu ropa y otras pertenencias cuando viajas, por lo que debes mantenerla en óptimas condiciones. Desde equipaje de mano hasta maletas rígidas, te damos algunos consejos para cuidar tu maleta.

Hay muchos tipos de equipaje disponibles en el mercado. Sin embargo, tanto si deseas tener uno con ruedas como unos cómodos bolsos de lona, la función sigue siendo la misma. Siempre se busca proporcionar la mayor comodidad para el viajero.

Con la cantidad de tipos de maletas de viaje aparecen gran cantidad de materiales y cada uno tiene una forma de cuidarse. Estos materiales son muy diferentes entre sí y tienen características propias de cuidado. Por lo tanto, es importante saber cómo cuidar de estos materiales utilizados en la fabricación para garantizar el estado óptimo de la maleta.

El cuidado de sus maletas no es algo fácil. Esto se debe a que cada bolsa de equipaje está hecha de un material en particular; por lo tanto, su cuidado debe ser modelado y sujeto al tipo de material utilizado.

Empecemos con lo más genérico.

 

Utiliza la maleta adecuada para cada ocasión

Si vas a viajar durante una semana, intentar meter en una maleta de mano todo no te será posible. Tienes tantas opciones diferentes a la hora de elegir maletas, las maletas duras y blandas, las de dos ruedas, las de cuatro ruedas, las opciones son infinitas pero saber qué tipo de viaje vas a realizar, así como con qué frecuencia, también puede ayudar a que la elección sea más fácil.

 

No cargarla en exceso

Al igual que un coche no funciona bien cuando lleva mucho peso, tu maleta puede no funcionar correctamente si está sobrecargada. La mayoría de las aerolíneas no sólo lo penalizarán por exceder el límite de peso, sino que tampoco es bueno para la bolsa. Es importante que lleves sólo lo que necesites y que encuentres maneras de usar tu espacio de la forma más efectiva.

 

¡No te sientes encima!

Esperar en la fila para hacer el check-in de un vuelo puede ser aburrido, especialmente en los días en los que la cola no parece no moverse. Si bien es tentador sentarse encima de la maleta, es mejor evitarlo. Puede que tenga la altura adecuada, pero la mayoría de las maletas duras no están diseñadas para soportar el peso de una persona. Se corre el riesgo de debilitar las juntas de la bolsa o de dañar las ruedas.

 

Mantenimiento de la parte exterior

En el caso de las maletas de carcasa dura, utiliza productos de limpieza diluidos o un abrillantador para limpiar muebles de exterior, ya que las superficies de las maletas suelen llevar un tratamiento impermeable especial similar al de lis muebles de exterior. Además, las posibles rayas negras de abrasión del caucho de la cinta transportadora de equipaje se pueden eliminar con los productos de limpieza habituales.

Precaución: no utilices detergentes fuertes, ya que podrían provocar manchas y decoloración en carcasas de policarbonato.

Para limpiar maletas de carcasa blanda, debes usar un agua jabonosa suave. Pero ten en cuenta que la superficie no debe quedar demasiado húmeda, ya que esto podría afectar al tejido. Las manchas secas se pueden eliminar fácilmente con un cepillo. Para manchas difíciles, utiliza los limpiadores de espuma de cojín habituales.

Importante, no coloques las maleta cerca de fuentes de calor de alta temperatura para evitar la decoloración del material exterior.

 

Ruedas

Para que las ruedas de la maleta sigan rodando sin problemas, necesitan una limpieza regular. A medida que las ruedas se mueven por los aeropuertos, los suelos de los moteles y los aparcamientos, se van ensuciando. Eventualmente, la suciedad, las fibras y la grava pueden quedar atrapadas en los mecanismos, lo que dificulta el arrastre. La limpieza regular con un poco de agua jabonosa ayudará a mantener las ruedas girando fácilmente. El spray de silicona también está muy recomendado para quitarle a las ruedas restos de suciedad.

 

Mantenimiento interior

Las toallas húmedas o los trapos sucios deben retirarse de la maleta inmediatamente después del viaje, ya que de lo contrario podrían desprenderse olores desagradables y quedarse impregnados en los tejidos del interior.

Puede eliminar el polvo, pelo, pelusa, migas o arena lo mejor es utilizar una aspiradora.

Las manchas difíciles del interior se pueden eliminar con un paño húmedo y detergente o con un limpiador especial para maletas.

Precaución: asegúrate de que la maleta esté completamente seca antes de cerrarla.

 

Airea la maleta antes de viajar

Si el interior está mohoso puede dejar tu ropa oliendo un poco a rancio, ¡sin duda no es la mejor impresión si conoces a gente nueva durante las vacaciones! Una o dos semanas antes de irte, limpia el interior rápidamente y comprueba que no hayan olores en su interior. El bicarbonato de sodio es ideal para absorber cualquier olor desagradable, simplemente espolvoree un poco en la caja y aspire unos días antes de hacer la maleta.

 

Como puedes ver, no se trata de ciencia avanzada, pero recordar estos consejos te ayudará a mantener tu equipaje en óptimas condiciones y siempre listo para acompañarte en el próximo viaje.

Síguenos en #brosnitravel

ENVIO EN 48 HORAS

En todos los pedidos a destinos en la Península. 3-5 días Baleares.

DEVOLUCIONES GARANTIZADAS

Total satisfacción con devoluciones gratuitas en cada compra.

PAGO SEGURO

SSL en todas las transacciones con el fin de garantizar la seguridad de tu pedido.

GARANTIA BROSNI

2 años de garantía. Productos están hechos para durar!

×